Clip, clip siempre un clip

Dame un clip

Clip

Clip clásico

Tan pequeño y poca cosa como la palabra que lo define es este objeto, pero inversamente proporcional a su tamaño es su utilidad. Palabra de cuatro letras CLIP. De todas sus aplicaciones y de sus usuarios, quizás se pueda destacar al popular McGiver. Este personaje con un simple Clip casi era capaz de desactivar una bomba atómica en 17 segundos.

Fuera de estos aprovechamientos estelares, en el mundo corriente y mundano, se ha utilizado el clip para casi todo. Desde su uso como mondadientes burdo y de cariados profundos, a su empleo como proyectil en el extremo de una gomilla disparado por un artilugio infantil. El Clip como complemento decorativo  en forma de cadena o ristra de mujeres y hombres sin prejuicios ni recursos. El Clip como compañero indispensable en la mesa de cualquier oficina, de cualquier despacho, de cualquier garita, de cualquier embajada. Nuevas formas, nuevos colores, nuevos recubrimientos. No puede faltar el Clip en ningún ministerio ni palacio, de monarquías o repúblicas, del norte o del sur. Rosas, azules, amarillos, blancos, en redondo, cuadrados, largos, cortos, maxi clips, mini clips. También reutilizados, con sus formas visiblemente reconducidas, con sus extremos afilados o romos. Clip, Clip siempre Clip.

 

 

Esta entrada fue publicada en Comentario autor y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *