Cueva de Ágreda

Foto de la Dehesa de la Cueva

Dehesa de La Cueva

Aún antes de llegar a este pueblo y según nos acercamos por la carretera que partiendo del cruce desde la C-101 nos lleva hasta Cueva de Ágreda, ya nos sobrecoge la majestuosidad del Moncayo sobre cuyo regazo se sitúa el pueblo.  La verdad que si sigues la carretera, casi sin darte cuenta te quedas sin pueblo. Así sería si los ojos no se te fuesen a varias edificaciones que con su color azulete animan la vista. Una es el bar del pueblo que recién restaurado se ha puesto en marcha como restaurante de autor y otra es una casa rural, ambas en el centro del pueblo.

Es la Cueva una de las vías por las que se asciende o desde la que se llega al/del Moncayo. Por eso no es extraño encontrar, en cualquier época del año montañeros o senderistas que frecuentan esta vertiente soriana del Moncayo. En invierno, la nieve y el hielo aportan la singular estampa que todas las navidades añoramos. La primavera quizás sea la estación que mas colorido y frescura rezuma en la vegetación de las laderas.

Tiene también una casa museo o centro de interpretación, que se llaman ahora, dedicado al murciélago, que ha sido la especie animal más numerosa de las que habitan en el pueblo. Más incluso que las ovejas. Y por supuesto mucho más que las personas.

Casi la batalla contra la despoblación en este pueblo como en tantos otros, está perdida. Los establecimientos que funcionan, la casa rural y la cantina hacen lo que pueden por conservar a los habitantes en su pueblo, pero a pesar del potencial turístico de la zona, no se vislumbran censos alcistas en los próximos años. Una pena pero es así.

De todas formas visitante, turista, amigo de la naturaleza o lo que seas, no dejes de anotar en tu agenda esta excursión que te llenará de bonitos recuerdos este paso por el Moncayo soriano.

 

 

Esta entrada fue publicada en Pueblos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *